Procedimientos quirúrgicos

Procedimientos quirúrgicos2019-03-14T12:45:10+02:00

La otoesclerosis es una enfermedad heredofamiliar con afectación preferentemente de las mujeres adultas y que ocasiona una fijación de la cadena de huesecillos a nivel de la ventana oval lo que determina una sordera de transmisión o mixta. Si la situación del oído interno es buena es posible un tratamiento quirúrgico para sustituir el estribo fijo por una prótesis con un muy alto índice de éxito.

La otitis media crónica es una infección de la mucosa del oído medio que puede afectar al hueso temporal y que determina una supuración crónica o recurrente del oído con hipoacusia, acúfenos y ocasionalmente vértigos y parálisis facial. En ocasiones el tratamiento médico cura la infección pero persisten secuelas en forma de perforación timpánica asociada o no a lesión de la cadena de huesecillos, que puede ser tratada quirúrgicamente mediante técnicas de timpanoplastia. El colesteatoma es una forma especial de otitis crónica con presencia de epitelio en las cavidades del oído medio que determina la erosión del hueso circundante con el consiguiente riesgo sobre la audición, el equilibrio y el nervio facial. Su única forma de tratamiento es una timpanoplastia con mastoidectomia.

Indicado en las sorderas profundas no rehabilitables con prótesis auditivas, es un dispositivo electrónico que se inserta en el oído interno enviando impulsos eléctricos directamente al nervio auditivo y viene a sustituir a las células del caracol dañadas. Precisa una rehabilitación auditiva postoperatoria.

Son prótesis acústicas implantadas quirúrgicamente en el oído medio y tienen su indicación en paciente con sorderas transmisivas, mixtas o neurosensoriales  en los que la rehabilitación con prótesis auditivas no es satisfactoria.

Son prótesis de transmisión ósea que se implantan quirúrgicamente en la mastoides y que tienen su principal indicación en los pacientes son sorderas transmisivas o mixtas que no pueden utilizar prótesis auditivas convencionales por problemas del oído externo o en oídos operados de timpanoplastias con mastoidectomías abiertas que no toleran la oclusión del conducto.

El tratamiento del Ménière es de tipo médico pero en algunos casos en los que la patología vertiginosa no es controlable con medicación puede estar indicado un tratamiento con inyecciones intratimpánicas de corticoides o gentamicina e incluso un tratamiento de laberintectomía en caso de que no haya audición residual o de neurotomía vestibular si no hay audición útil.

La parálisis facial definitiva tras traumatismos del hueso temporal o tras cirugía por tumores del oído o de la base del cráneo precisa reparaciones quirúrgicas que, en función de la etiología, situación clínica o tiempo de evolución de la parálisis, pueden precisar injertos del facial, anastomosis heteronerviosas o reparación del lagolftalmus mediante implantes y cirugía palpebral, y del tercio inferior de la cara mediante cirugías con injertos microvascularizados.

Las malformaciones congénitas del pabellón auricular que suelen estar asociadas a atresias del conducto auditivo externo pueden ser tratadas mediante cirugía plástica reconstructiva asociada a cirugía de la atresia del oído. Como alternativa a la cirugía plástica y otoquirurgica hay posibilidad de implantes osteointegrados para la reparación del pabellón y de la audición.

La mejoría de la función ventilatoria nasal puede ser tratada mediante la reparación de la desviación septal, generalmente asociada al tratamiento de la hipertrofia de cornetes. Esta última, en ocasiones, puede ser el único tratamiento quirúrgico necesario en cuyo caso la radiofrecuencia ofrece un buen resultado con una cirugía ambulatoria. Así mismo la cirugía funcional nasal se pude asociar a la cirugía reparadora o rinoplastia.

La cirugía endoscópica nasal nos permite el tratamiento de la patología sinusal mediante un abordaje exclusivamente endonasal con la ayuda de endoscopios de distintas angulaciones. Esta misma técnica puede utilizarse para patologías premalignas como los papilomas invertidos y para algunos tumores malignos.

Cirugía clásica para el tratamiento de las amigdalitis recurrentes que puede asociarse a la adenoidectomia en los niños y también frecuentemente a la realización de drenajes transtimpánicos por colecciones retrotimpánicas persistentes.

Realizada con coblación o radiofrecuencia tiene su indicación en hipertrofia simple amigdoadenoidea permitiendo un postoperatorio confortable con mínimo dolor.

Exploración endoscópica mediante sueño inducido con fármacos para el diagnóstico del nivel de colapso y poder determinar el eventual tipo de cirugía para el tratamiento del SAOS.

  • Cirugía multinivel para el tratamiento de la roncopatía crónica simple mediante radiofrecuencia de cornetes y velo del paladar.
  • Cirugía multinivel para el tratamiento del SAOS (cirugía funcional nasal, faringoplastia de expansión y cirugía de la base de la lengua).

Tratamiento mediante microcirugía endolaríngea de la patología de las cuerdas vocales como nódulos,  pólipos, edemas de Reincke, sulcus, etc.

La parálisis unilateral de la cuerda vocal puede tratarse mediante infiltraciones intracordales por laringoscopia directa o mediante técnicas de medialización de la cuerda vocal por tiroplastia con implante de prótesis en función del grado de gap glótico existente.

La disfonía espasmódica, que es una forma de temblor de la voz por una distonía de causa desconocida, puede tratarse fundamentalmente con infiltraciones intracordales de toxina botulínica.

Para la patología tumoral maligna o benigna de las glándulas tiroides y paratiroides. En casos seleccionados, esta cirugía se puede realizar mediante abordes endoscópicos mínimamente invasivos.

Para el tratamiento de la patología tumoral benigna y maligna de las glándulas parótida o submaxilar.

Para el tratamiento de las fístulas y quistes cervicales así como para los tumores del espacio parafaríngeo.

En función del estadiaje del tumor, practicamos laringuectomías parciales por vía externa o transoral laser así como laringuectomías totales primarias o de rescate tras tratamiento conservador con quimioterapia y/o radioterapia. Si la situación clínica lo permite, realizamos rehabilitación de la voz mediante fistuloplastias primarias o secundarias.

Para el tratamiento de los tumores de la cavidad oral u orofaringe. Según el estadiaje del tumor, practicamos resecciones transorales con laser o transmandibulares.

En caso de tumores malignos de las fosas nasales y senos paranasales cuando no está indicado un abordaje endoscópico.

Este sitio web usa cookies de terceros para algunas funciones técnicas. Puede desactivar las cookies de su navegador si así lo desea. Más información. Ok